Novedades

Consejos para evitar el estrés visual frente a los dispositivos electrónicos

Comparte en tus redes

Síndrome Visual Informático

Los últimos años hemos asistido a un incremento considerable en el tiempo de uso y la exposición a dispositivos electrónicos. A las pantallas de nuestros ordenadores, se les ha unido un uso continuo de dispositivos móviles, con pantallas más reducidas y en muchas ocasiones en condiciones de baja iluminación (en la cama o en el salón). Con los pandemia, los dispositivos electrónicos han permitido seguir realizando tareas profesionales y académicas, pero también ha sido a riesgo de aumentar drásticamente el tiempo de exposición a las pantallas.

Se calcula que este Síndrome Visual Informático afecta al 90% de las personas que utilizan el ordenador durante más de tres horas diarias.

El conocido como Síndrome Visual Informático se produce cuando debemos mirar fijamente durante mucho tiempo una pantalla, sin apenas oportunidad para un parpadeo constante. Esta situación se agrava con las condiciones de aire seco de los espacios de trabajo, que provocan los síntomas más habituales de este síndrome: sequedad en los ojos, irritación, fatiga visual y muscular, además de visión borrosa entre otros molestos síntomas. Se calcula que este Síndrome Visual Informático afecta al 90% de las personas que utilizan el ordenador durante más de tres horas diarias.

Esta condición se agrava, cuando no podemos despegarnos de las pantallas, tras las largas jornadas de trabajo frente a las pantallas. Además muchas personas en su trabajo carecen de monitores con cierto nivel de contraste, refresco o con condiciones adecuadas de ergonomía. Sin duda, tenemos una situación complicada para nuestro la salud de nuestros ojos.

Consejos para aumentar la comodidad visual frente a las pantallas

Debemos seguir unos hábitos saludables que nos permitan un equilibrio sano. Es importante en primer lugar ser conscientes de que no podemos abusar del tiempo que le dedicamos a estar frente a las pantallas, y que debemos adoptar unas rutinas esenciales para garantizar la salud de nuestros ojos.

A continuación te dejaremos unos consejos básicos que debes seguir para evitar el estrés visual:

El optometrista es tu mejor aliado: Acude a tu revisión visual periódica (una vez al año) para garantizar que tus gafas o lentes de contacto tienen la prescripción adecuada. No dudes en acudir a la óptica ante cualquier problema, por pequeño que te parezca. En nuestros gabinetes somos capaces de detectar problemas visuales y de acomodación que pueden ayudarte mucho en tu vida diaria.

Incluye unas lentes específicas para trabajo con las pantallas: En la actualidad hay lentes que ofrecen una solución específica para el trabajo de cerca. Son lentes que incorporan una adición en el ángulo de trabajo visual cercano. A diferencia de las gafas bifocales, este tipo de lentes por su ángulo y distancia (Eyezen por ejemplo) están pensadas para las tareas informáticas y la lectura de pantallas.

Haz pausas de quince minutos cada dos horas: Si es necesario ayúdate de alguna aplicación o temporizador que te ayude a determinar el tiempo de descanso. El objetivo de estos descansos es que trabajes la visión lejana. Piensa que estás mucho tiempo enfocando de cerca y tus ojos se acostumbran rápido. Ejercita la visión lejana mirando a los lejos en la calle, o a través de una ventana.

Parpadea con regularidad: A fin de evita la sequedad ocular debes acostumbrarte a parpadear con regularidad. Es un ejercicio que también necesita práctica y un hábito. Con ello conseguirás hidratar tus ojos y ofrecer un descanso extra. Si es necesario, puedes ayudarte también de un humidificador o utilizar gotas. Si tu habitación es muy seca, intenta tener más ventilación.

Configura las propiedades de tu monitor y la posición: Aquí la clave está en aumentar el contraste al máximo. Usa en las aplicaciones de edición, configuraciones que aumenten el contraste de textos. Cuidado con los brillos excesivos en condiciones de baja luz ambiente. No trabajes nunca a oscuras. Por último cuida la ergonomía y no trabajes con monitores muy bajos o elevados. Sitúa tu foco de visión en una línea levemente inclinada hacia abajo. Ayúdate de algún soporte de pantallas si es necessrio.

Evita los deslumbramiento y reflejos: Las condiciones de luz de tu espacio de trabajo importan muchísimo. Evita los reflejos con una luz ambiental uniforme. También trata siempre de situar el monitor perpendicular a las ventanas, evitando las fuentes de iluminación intensa. No te olvides de mantener en buen estado la pantalla, con una limpieza habitual libre de suciedad y polvo.

La salud de tus ojos debe ser compatible con un uso adecuado de los dispositivos electrónicos. Todo es cuestión de crear hábitos saludables en torno a nuestras actividades diarias. Como siempre, en nuestras ópticas estaremos encantados de ayudarte en lo que necesites.

Fuente: COLEGIO DE ÓPTICOS OPTOMETRISTAS DE LA COMUNITAT VALENCIANA.

Créditos: Fotografía de bruce mars en Unsplash.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras noticias que pueden interesarte

Solicita aquí cita previa

1
👋 ¡Hola! También nos encuentras en WhatsApp