Ayudas baja visión

Se entiende como baja visión la limitación para poder realizar actividades cotidianas, como leer o ver la televisión. La baja visión suele producirse por patologías asociadas a la edad, como las cataratas, glaucoma o la degeneración macular. En las ópticas disponemos de un amplio catálogo de soluciones para la baja visión, tales como lupas, microscópios, prismas y filtros especiales.

Ayudas electrónicas

Las ayudas electrónicas son de alta calidad y gran potencia. Permiten una excelente distancia de trabajo y una comodidad superior al usuario.

Filtros selectivos

Los filtros se utilizan para incrementar el confort y el contraste y, para proteger de las longitudes de onda corta de luz azul. Por lo general los pacientes de baja visión, son los que demandan que la información que llega a la retina lo haga de la forma más clara y cómoda posible.

Ayudas no ópticas

Existen numerosas soluciones de baja visión para facilitar la vida cotidiana como teléfonos, barajas, enhebradores.

Lupas

Las lupas son la solución para baja visión más sencilla y habitual. En la óptica disponemos de lupas con distintos aumentos, con o sin luz, esféricas, asféricas y aplanáticas.

Microscopios

Comúnmente están prescristas en pacientes que necesitan pocos aumentos. El diseño de las monturas y su precio económico hace que tenga muy buena aceptación.

Monturas especiales

Son de alta calidad, diseño moderno y bisagras elásticas. Los puentes ergonómicos están diseñados para proporcionarla máxima comodidad al paciente. Suelen incorporar varillas de colores para facilitar su localización.

Telescopios

Proporcionamos una amplia gama de sistemas telescópicos con una gran campo visual pero un aumento menor que los sistemas binoculares. La menor magnificación proporciona el mejor equilibrio entre campo visual y aumento.